18 de abril de 2011

Spring is in the air!

No sé en qué momento empezó a suceder, pero está claro que la situación ha evolucionado. Siempre es un placer encontrar grupos nuevos y sentir esa sensación de afinidad con la gente y de que ese grupo jamás se deshará, porque a nadie parece molestarle nada de nadie.

Hay un momento mejor. Infinitamente mejor. El momento en el que te das cuenta (en el que me he dado cuenta) de que los lazos no se rompen. De que las miradas son más intensas y cada vez que ves un gesto sabes a qué se refiere, qué quiere, qué siente (dentro de unos límites, claro, que su cabecita sigue siendo indescifrable) y os reís de «vuestras cosas», inexplicables para el resto.

Es algo así como cuando una amiga especial y yo nos echamos una mirada y sabemos lo que estamos pensando y nos reímos y nos entendemos. Es algo así elevado a infinito. Con lagrimones incluidos de llorar de la risa.

Gracias por los momentos en los que no ocurre nada y me pasa de todo. Y en los que ocurre de todo y no nos pasa nada (malo).

¡Qué leches, en todas la situaciones, que todo refuerza y ayuda!

¡A descansar!

0 cuchicheos:

Publicar un comentario en la entrada

* ¡A comentar se ha dicho! *