21 de diciembre de 2008

De actualizaciones y embobamientos

Esta semana no he pensado mucho en mis largos ratos del tren mas que en temas algo personales cuando no echaba cabezaditas, así que he pensado empezar a actualizar hablando de esto mismo, de las actualizaciones, aunque los temas luego desvaríen.
La mente humana está hecha para desechar todo tipo de obligaciones posibles y las cosas salen mejor cuando uno las toma como voluntarias, por el hecho de querer hacerlas y no por imposición externa. De aquí las primeras cojeras cuando la gente te “sugiere” actualizar, sea en el ya pasado de moda space, en el tuenti, en un fotolog o en un blog. Creo que si uno actualiza por obligación y no por inspiración, ganas o “ilusión” la cosa se va al traste, como en los capítulos de relleno de una serie por que la gente no se olvide de ella.

Cambiando de tema pero sin olvidarnos de la esencia anterior, ejemplificaré con unas preguntas-órdenes muchísimo más usuales, que se corresponden respectivamente en persona y en msn con lo siguiente: ¿en qué piensas? y ¿qué te cuentas?
Por favor, con esto lo único que se consigue es precisamente el efecto contrario: que la persona deje de pensar o que rebusque entre lo que ha hecho para contar algo, si tiene ganas (lo que llevará a algo forzado) o sino contestará un “nada” poco convincente que parará más aun la conversación, y llegados a este punto es difícil sacar un tema “de la nada”.
Así que hago un llamamiento, más que por la segunda, por la primera situación… Si una persona está contigo y no hay tema de conversación, no le preguntes en qué está pensando, y mucho menos si soy yo. Obviamente, nadie te contestará de forma borde, pero quizás le estés despertando de ciertos pensamientos que no podrá retomar, tal y como ocurre cuando uno se acuesta y duerme: nadie tendría la idea de despertarle para preguntarle: ¿con qué sueñas?
Es exactamente lo mismo, olvidas lo que hacías. Y si se os ocurre hacerlo, que sea de forma sutil (nadie despierta a nadie con un fuerte golpe en la cabeza). No “desembobéis” con un chasquido, al menos si no tienes nada que mejore esos pensamientos, y como no sabrás de qué se tratan, es preferible no arriesgarse.
Diré que hacer esto está permitido si sólo hay dos en la conversación, pero si hay un grupo, la persona “pensante” despertará rápidamente cuando haya un tema que le interese, no hay de qué preocuparse.

Espero con esto que no os sintáis obligados a seguir lo que digo, al fin y al cabo las opiniones son tan subjetivas como objetivamente universales.

¡A disfrutar de las vacaciones!

2 cuchicheos:

Samu dijo...

¿En que pensabas cuando escribias esto?

Imilcita dijo...

quizás solo eran pensamientos absurdos ;) :P
ya no lo recuerdo...!!

Publicar un comentario en la entrada

* ¡A comentar se ha dicho! *