7 de diciembre de 2009

Leyes de la física ferroviaria

El transporte público me encanta, hay una especie de aura colectiva que te une a los demás y a la vez te separa mientras te lleva al destino que quieras. Sin embargo, hay cosas que se repiten día tras día, son como leyes de la física o como si RENFE contratase a personas para que cada una cumpla su papel en cada tren. En todo vagón:

- Hay alguien durmiendo

- Hay alguien leyendo

- Hay alguien cotilleando lo que otro lee

- Hay alguien miroteando por el reflejo del cristal (sí, hijo, sí se nota)

- Hay alguien gritando su vida mientras habla por teléfono

- Hay alguien que (hace que) estudia, repasa o subraya los apuntes

- Hay mensajes de megafonía que, o no se entienden o te dan igual pero los escucharás como veinte veces en tu trayecto

- Hay un pobre o un sordo o un todo a la vez pidiendo dinero a cambio de un sinfín de miniobjetos, desde linternas o kleenex, hasta muñecajos para el móvil.

- Hay alguien escuchando música, con sus variantes y posibles:

«Pongo el móvil y molesto a todo el mundo»

«Llevo cascos que parecen altavoces»

- Hay alguien, normalmente de pie, que no sabe adónde mirar

- Las pantallas siempre marcan mal la próxima estación

- Se juega al juego de las sillas, y hay verdaderos profesionales

- El sitio de la ventana tiene prestigio

- Ves a alguien correr desde el infinito para no perder el tren (da igual lo que quede para el siguiente o las prisas que haya, no soportamos ver cómo se va nuestro tren)

- Quitarse el abrigo y organizar las cosas es toda una odisea

- La gente se pide perdón por rozarse
.
.

Sí, me encanta hacer listas.
.
.
Pondré más a lo largo de la semana.

0 cuchicheos:

Publicar un comentario en la entrada

* ¡A comentar se ha dicho! *