12 de diciembre de 2009

Tic, tac, tic, tac...

Quedan 10 líneas para acabar este texto. Quedan 2 días de fin de semana, 6 para el próximo y para vacaciones, 12 para Nochebuena, 13 para Navidad, 19 para Nochevieja, 1 mes para volver a empezar, 2 para los exámenes, 3 para terminarlos.

Me quedan 200 páginas para terminar el libro, 2 días para entregar el trabajo, 8 horas para dormir, 20 minutos para desayunar, 5 para salir de casa, 2 horas para que termine la clase, 5 para acabar las obligaciones, 2 para ir a cenar y 5 para volver a dormir. Queda 1 hora para que suene el despertador, hora y media para que me levante.

¿No es estresante? Es lo que hacemos: fijarnos más en lo que va a ocurrir que en disfrutar lo que estamos viviendo, y así en un bucle.

Quedan 0 líneas para acabar este texto.

1 cuchicheos:

Anónimo dijo...

y además muchas veces no hemos acabado una cosa y nos toca empezar otra, tenemos que aplazarlas... como no nos va a faltar tiempo para hacerlo todo si ni siquiera tenemos para gozar lo que tenemos...

Publicar un comentario en la entrada

* ¡A comentar se ha dicho! *