14 de febrero de 2011

Discotequeos varios

Tras algunos años saliendo de fiesta por ahí de vez en cuando puedo diferenciar así grosso modo, tres tipos de fiesta.

Salir con chicos: salir con chicos suele significar salir de caza. Puede que tú estés ahí en el grupo porque eres la amiga intocable, la novia de algún amigo o porque te estén utilizando secretamente como vínculo entre el mundo de los chicos y el mundo inalcanzable de las chicas. Sea como fuere, ellos toman su copa/cerveza o no y echan miradas a todo su alrededor a ver «qué hay». Huelga decir que chicos bailando con chicos es algo bastante inusual, aunque se les puede encontrar dando saltos y disfrutando la canción mientras comparten amistad.

Su punto de vista es el de intentar entrar al grupo de susodichas de la manera más divertida, como entregando su carta de presentación de facebook con el saludo. La selección del grupo es sencilla: grupo de chicas, no demasiado eufóricas como para que pasen de ellos ni demasiado paradas como para que estén deseando irse a casa. Que estén buenas a sus ojos, o sea, cualquier joven con un cuerpecito y cara mona. O no.

El «ésa pa ti, ésa pa mí» o repartición de la jauría. Total, supongamos que después de unas horas de deliberación, consiguen su objetivo… Una charleta animada y simpaticona con las chicas de turno. Ya, ese no era su objetivo, pero al final mandan ellas ¿o no?

La vuelta a casa puede ser de sobreexcitación absoluta si se ha conseguido el objetivo mencionado o de depresión «¿qué les pasa a las chicas? ¿ya no hay amor?» en caso contrario.

Salir con chicas: en salir con chicas se incluyen amigos gays en el grupo (no offense). Ellas no buscan. Así que lo más probable es que vayáis de fiestuqui y os tiréis un tiempo x bailando las canciones del momento, ahora sí, bailándolas con tus amigas. Luego puede que a las amigas les dé por buscarle maromo a la amiga soltera del grupito, seleccionando cuál puede ser su príncipe azul de la noche y con algunas miraditas y un poco de charla puede que el trabajo esté hecho.

Esto es lo menos común. Lo más común es que la noche se desarrolle de dos maneras. Bueno, en realidad hay una tercera que por desgracia es la más habitual: chicas que se echan unos bailes y al rato se aburren y pá casa, pero es corto de explicar. Las otras dos:

1. Las chicas se vuelven eufórico-etílicas como describí en el otro tipo de fiesta, ante la mirada atónita de chicos de alrededor que sujetan su vaso. Las chicas pasan del tema, saltan, hacen el tonto o hacen juegos que se acaban de inventar. Da igual lo sexy o lo lésbico que pueda resultar el baile, no pretenden seducir a nadie.

2. Las chicas (solteras) observan las cartas de presentación de los chicos. Jiji, jaja, este me cae bien pero es un pesado y ése no me gusta pero es majo. Que las chicas estén receptivas para conocer gente tampoco significa que quieran algo, puede (¡oh, mundo cruel!) que le caigas bien. También me detendré a dividir dos tipos de chicos pesados, no sólo aplicable al mundo discotequil:

- Pesados de verdad: lo siento, es así. Eres pesado y no lo puedes evitar. No es que seas antipático ni nada por el estilo pero se palpa la desesperación en el ambiente o la poca práctica de relación con las chicas. Y eso, agobia y cansa. Asegurado. Y por favor, quien la sigue, la consigue… ¡no!

- El «qué pesado que me llama otra vez»: pues no se lo cojas. Hay chicas que dicen que un chico es pesado pero no paran de hablar con ellos por doquier. Lo dicen para curarse en el grupo de amigas (supongo, no encuentro otra explicación) pero le dan coba y no les llegan a decir «oye, no me llames». Si te han dicho esto, entonces eres un pesado de verdad. Si no, probablemente le acabarás molando a la chica, que se niega a reconocer (por algún motivo de la alineación de los planetas) que le gusta hablar contigo y conocerte o yo qué sé.

Salir con chicos y chicas: mis fiestas favoritas. Suele coincidir que en el grupo hay alguna parejita dándose mimos y echándose sus propios bailes. Tomarse copas, jiji, jaja, chistes entre amigos, cerveceo de antes y bailes de después entre chicos-chicas o chicas-chicas o incluso chicos-chicos haciendo el tontuelo. El grupo suele estar cerrado y no se suelen tener objetivos de ligoteo. El objetivo es divertirse y bailar. ¿Que te cansas? Intentas ir a otro garito, ¿que sigues cansado? Pues a casita y todos contentos.

Todo según mi experiencia, claro. Luego cada uno festejará a su manera.

0 cuchicheos:

Publicar un comentario en la entrada

* ¡A comentar se ha dicho! *