26 de noviembre de 2009

Frío, frío...

Hay veces en las que siento frío pero no puedo arroparme, en las que no tengo hambre y me muero de sueño; puedo comer, no puedo dormir. La cabeza no tiene energías, mi cuerpo tampoco. No me siento con ganas de sentir, no me siento con ganas de nada más que de tumbarme y de que pasen las horas, pero no puedo permitírmelo, tengo demasiadas cosas en la cabeza que tengo que ordenar y otras tantas que debo entregar. La lucidez no me acompaña, las ganas tampoco. Me dicen que estoy pálida, digo que no he dormido apenas. Últimamente no como como debería, sólo engullo, el reloj va en mi contra. No saboreo, total, la comida es precocinada. Se me bajan los párpados, se me enfrían las manos. Decido coger el termómetro. Me lo pongo, marca 34,10º. Anda, soy tan fría como algunos pensaban.
Ay, las temperaturas…

¡Brrrr!

0 cuchicheos:

Publicar un comentario en la entrada

* ¡A comentar se ha dicho! *